PORTADA / DESTACADO / APERTURA / AGENDA / EL APUNTE / LA BOLSA / ACTUALIDAD CEN / 7DIAS7TITULARES
- Confederaciones
- Sectores
- RSE
- LA BOLSA

 
Declaración Institucional de CEIM ante el profundo deteriorode la situación económica y laboral
Empresarios de Madrid
CEIM propone una serie de medidas excepcionales que favorezcan la recuperación económica
La Junta Directiva de CEIM, Confederación Empresarial de Madrid-CEOE, ha aprobado un comunicado institucional en el que advierte de que la intensidad y gravedad de la crisis económica está colocando a los agentes económicos y al conjunto del país en una situación excepcional que requiere de medidas excepcionales y urgentes.
 

El presidente de CEIM, Arturo Fernández, afirma que los empresarios quieren seguir asumiendo riesgos e invirtiendo, pero será imposible si no se adoptan con urgencia medidas que impulsen la recuperación de la confianza.



La Junta Directiva de CEIM, que representa a la totalidad del empresario madrileño, ha aprobado un documento que describe la situación y solicita medidas estructurales y coyunturales que afronten el problema. CEIM remitirá el documento a la CEOE para que, desde la unidad de acción empresarial, lo considere en sus negociaciones con el Gobierno. Igualmente se remitirá al presidente del Gobierno, a la Comunidad de Madrid y la Ayuntamiento.

Caída de actividad brutal

CEIM destaca que estamos en plena recesión, y que se está produciendo una caída de actividad brutal, una elevada destrucción de empleo, la absoluta pérdida de confianza de los agentes económicos y de los ciudadanos en general, que no invierten ni consumen; graves problemas de financiación, gasto público disparado y, por consiguiente, un aumento desmesurado del déficit así como de la deuda.

A la crisis financiera global, en España se une una crisis propia, consecuencia de la falta de reformas estructurales que desde hace mucho tiempo tiene pendiente nuestra economía. Esto explica, en gran parte, el peor comportamiento que está mostrando la economía española ante el cambio de ciclo respeto a la media europea y cuestiona nuestra recuperación.

Liquidez inmediata para las empresas

CEIM considera que en estos momentos el principal problema para las empresas es su falta de liquidez. Por ello pide: la creación de un observatorio, con participación empresarial, que controle y garantice que el dinero público facilitado a las entidades financieras llegue a la economía real, tanto a empresas como ciudadanos.

Al igual que el Estado ha garantizado la liquidez a las entidades financieras, los empresarios madrileños reclaman que haga lo mismo con las empresas, o muchas se verán seriamente comprometidas. Por ello, y dado que el Estado no cuenta con instituciones financieras que lleguen a todo el tejido empresarial, lo debe hacer a través del aplazamiento del pago de impuestos, indican. CEIM propone, que hasta que se compruebe que el dinero vuelve a las empresas con fluidez, y al menos durante este año.

• se aplace 9 meses el pago del IVA a todas las empresas que lo soliciten sin exigir ningún tipo de garantías o coste adicional. Los empresarios de Madrid calculan que esto supondrá un incremento de liquidez muy importante para las empresas, lo que en muchos casos puede ser lo que permita la continuidad de un negocio. Dado que el IVA se paga de forma trimestral, y que a finales de enero se procederá a liquidar el cuarto trimestre de 2008, esta medida supondría que las empresas no pagarán el IVA hasta finales de año.

Con el mismo sentido, propone

• que se aplace el pago de las cuotas a la Seguridad Social en al menos tres meses sin gasto de demora.

También para garantizar la liquidez de las empresas, CEIM exige

• que se garantice por ley que todas las administraciones públicas pagan en 60 días a sus acreedores.

Reducir el Impuesto de Sociedades con urgencia

A juicio de los empresarios de Madrid, anuncios serios y concretos de una reforma fiscal urgente que incentive la economía puede generar expectativas inmediatas que mejoren la confianza de los agentes económicos.

Así, la patronal madrileña propone avanzar hacia un sistema homologable a los estándares empresariales medios europeos, acometiendo la necesaria bajada de la fiscalidad de las empresas y las personas, que no penalice el trabajo y que incentive el ahorro privado a largo plazo.

A juicio de CEIM, y en línea con la media de la UE:

• el Impuesto de Sociedades debería situarse en el entorno del 25 por ciento.
• Igualmente, las cotizaciones a la Seguridad Social deben reducirse 5 puntos hasta homologarlas a los niveles medios europeos.

A la espera de que esas reformas entren en vigor, CEIM pide:

• que con carácter de urgencia se apruebe una reducción a la mitad del Impuesto de Sociedades para las Pymes, de forma que los primeros 120.000 euros de beneficios tributen al 12,5 por ciento, en línea con lo que ha hecho Portugal y que está en vigor desde el uno de enero de 2009.

Otras medidas urgentes que consideran son:
• La eliminación de todas aquellas tasas que no tienen justificación por gravar servicios de carácter general que tienen que ser prestados por las administraciones.
• Ampliar las categorías de productos y servicios que la UE permiten se acojan al IVA reducido y superreducido.
• Establecer mecanismos de control que eviten que vía desarrollo reglamentario se exijan mayores requisitos u obligaciones formales que las marcadas en las leyes.


Contra el paro, flexibilizar el mercado laboral

En las actuales circunstancias económicas, los resultados del modelo de relaciones laborales se ha traducido en un mayor aumento de la tasa de paro en España respecto de Europa hasta llevar a nuestro país a la primera posición de destrucción de empleo, tal y como apuntan desde CEIM.

CEIM considera imprescindible una reforma que profundice en la flexibilización de los mecanismos de entrada y salida del mercado laboral, de manera que los empresarios puedan adaptar su plantilla a las circunstancias económicas actuales, sin trabas administrativas intervencionistas.

• En concreto, reclaman que debería unificarse la indemnización por despido, cualquiera que sea su causa, en el entorno de 20 días por año trabajado, en consonancia con la media europea para los nuevos contratos que se celebren

Mientras se procede a aprobar esta reforma laboral, CEIM solicita:
• la inmediata aprobación de un nuevo “contrato de crisis”, bonificado, y con una indemnización por despido similar a la establecida en la legislación actual para despidos por causas económicas.

También juzgan como imprescindible una apuesta decidida por la formación de los desempleados y del conjunto de los trabajadores.

CEIM alerta sobre el grave problema que las empresas están teniendo con el incremento del absentismo, lo que perjudica a la empresa y al resto de trabajadores, y resulta enormemente desincentivador. Por eso, reclama que:

• la prestación económica de las bajas laborales se sufrague por el sistema público desde el primer día, volviendo a la situación normativa, que se definió transitoria, y que viene suponiendo un alto coste para las empresas desde 1992.

Hay que impulsar las políticas activas de empleo y reforzar los servicios públicos de empleo, indica CEIM al tiempo que manifiesta que, desde el sector privado, han demostrado estar en disposición de prestar ayuda para realizar una mejor prospección en aquellos sectores de actividad económica que están generando empleo.

También consideran necesario
• aprovechar y potenciar a las agencias privadas de colocación y la colaboración con los centros integrados de empleo, que ya han demostrado su eficacia, por su cercanía y conocimiento del mercado de trabajo, tanto territorial como sectorial.

Además, afirman que resulta imprescindible potenciar la cultura de formación en la población activa, especialmente la formación ocupacional de los desempleados y en particular de los inmigrantes.

Mejorar el funcionamiento de los mercados

En CEIM consideran necesario definir estrategias sectoriales globales, identificando previamente qué sectores pueden ejercer como locomotora en los próximos años y apoyándolos de forma decidida.

Esto, según indican, debe de acompañarse de:
• Unas reglas claras y de competencia real para el funcionamiento de los mercados.
• Un proceso de liberalización amplio y urgente de todas las empresas e instituciones públicas que operan en sectores abiertos a la competencia, con criterios de mejora de la calidad y de eficiencia.
• Un buen funcionamiento de los organismos reguladores y supervisores de los mercados.

Reforma del sector público

Los empresarios madrileños incluyen en este debate una reflexión sobre el sector público, que tiene la obligación de mejorar su funcionamiento y eficacia. Los empresarios madrileños piden a los responsables políticos que sean conscientes de que la solución a sus problemas no radica sólo en el esfuerzo del sector privado. En este sentido proponen:

• Que se aprueben con carácter general en todas las Administraciones públicas reducciones de gasto corriente innecesario sobre los presupuestos de este ejercicio, y que en muchos casos deberían ser equivalentes al porcentaje de déficit previsto en cada Administración.

• Que se revise con carácter urgente la política retributiva del sector público, adecuándola a las circunstancias excepcionales en las que se desenvuelve el sector privado. Se debe además restringir al máximo la oferta de empleo público y eliminar las duplicidades de personal entre diferentes ámbitos del sector público.

• Que se externalicen todos aquellos servicios públicos en los que la iniciativa privada sea más eficiente, para lograr una mejor calidad de los mismos y un abaratamiento de los costes.

Por último, CEIM también destaca la necesidad de impulsar la presencia exterior de nuestras empresas, a través de una estrategia de comercio exterior e internacionalización.

En cuanto a los grandes retos del futuro, los empresarios de Madrid los sitúan en la educación y la innovación.

Ver contenido completo
 

Convenio entre APMEN y Lex Consulting para prestar servicios jurídicos a sus asociados
El Ministerio de Industria destina 800 millones de euros al Plan de Competitividad del sector de la automoción