PORTADA / PREVENCIóN / APERTURA / ACTUALIDAD CEN / 7DIAS7TITULARES / AGENDA / TRIBUNA / DESTACADO
- Confederaciones
- RSE
- Sectores

 
23-12-2010
La Bolsa de Barcelona prevé un crecimiento del Ibex-35 para 2011 de entre el 15 y el 18% en 2011
Crecimiento por debajo de los índices de EEUU y Europa pero más del doble que el de Japón
La Bolsa de Barcelona prevé un crecimiento del Ibex-35 entre el 15 y el 18 por ciento, en un año en el que augura un aumento de los beneficios empresariales en España de entre el 9 y el 12%, especialmente para las compañías con mayor presencia en Latinoamérica y Asia.
S&P prevé una recuperación a "tres velocidades" en Europa, con España en el vagón de cola
La agencia de calificación crediticia Standard & Poor's sitúa a España, junto a Grecia, Irlanda y Portugal, como uno de los países que aún permanecerán anclados en la recesión.
 

En un informe sobre la eurozona, el economista jefe de S&P, Jean Michel Six, defiende que las últimas tendencias sobre el crecimiento económico en Europa occidental son "en su conjunto alentadoras", pese a que aún persisten las preocupaciones sobre la crisis de deuda soberana en la región, pero también confirman este escenario de tres velocidades estimado por la agencia.



En concreto, prevé que Alemania y Finlandia registren el crecimiento más rápido, tras las cuales se situarían países como Reino Unido, Francia, Italia y la región del Benelux, con un crecimiento del PIB de entre el 1,5% y el 2%. "Pensamos que las economías restantes -España, Irlanda, Grecia Portugal- seguirán ancladas en la recesión", añade.

España arrastra el problema del desempleo

Respecto a España, recalca que el "muy elevado" desempleo, que alcanzó una tasa del 20,6% de la población activa en noviembre de 2010, y la contracción de los sectores inmobiliario y de la construcción continuarán "poniendo los frenos al crecimiento".

Asimismo, Six advierte que, a pesar de las buenas noticias sobre el crecimiento en algunas economías de la eurozona, la desigual velocidad en la recuperación podría "agravar las diferencias estructurales a largo plazo" en aquellos países con un crecimiento más lento.

En este sentido, señala que las economías más fuertes han reconstruido con éxito su capital social, en contraste con las más lentas, que tienen que comenzar a incrementarlo, dado que el sector privado sigue reticente a invertir en estos países. "Si esta brecha continúa ampliándose, las economías de la eurozona que están todavía en recesión podrían ver un resbalón duradero en su competitividad en comparación con otros países miembros", añade.

Ver contenido completo