PORTADA / APERTURA / ACTUALIDAD CEN / DESTACADO / AGENDA / AUDIOVISUAL / PREVENCIóN
- Confederaciones
- RSE
- Sectores

 
Alergias laborales: cómo identificarlas
Dpto. de Prevención de CEN
Las alergias laborales son unas de las enfermedades laborales más frecuentes. Se cree que pueden producirse unos 10.000 nuevos casos al año y muchos de ellos pueden llegar a agravarse produciendo una incapacidad laboral total a la persona afectada.
Modalidades de organización
Dpto. de Prevención de CEN
No existe un único sistema válido de organización de la prevención, ya que dependerá de la configuración y de la cultura de la empresa.
 



El modelo más eficaz en cada caso será el que se integre plenamente en la organización productiva, logrando que directivos, técnicos, mandos y trabajadores asuman sus responsabilidades en materia preventiva.

La organización de los recursos para la implantación de las actividades preventivas se realizará por parte de la dirección de la empresa siguiendo alguna de las modalidades recogidas en el Capítulo III del R.D. 39/1997:

a) Asumiendo personalmente tal actividad

El empresario “podrá” (es voluntario) asumir personalmente la gestión directa si se cumplen, simultáneamente, estas cuatro características:

- La empresa tiene menos de diez trabajadores

- Su actividad no está incluida en el Anexo I del Reglamento de los Servicios de Prevención

- El empresario desarrolla de forma habitual su actividad profesional en el centro de trabajo

- El empresario tiene la capacidad correspondiente a las funciones preventivas que va a desarrollar

b) Designando a uno o varios trabajadores para llevarla a cabo

Son los conocidos informalmente como “trabajadores designados” y deben estar capacitados para las funciones que van a desempeñar durante el desarrollo de la actividad preventiva.

También se puede optar por esta modalidad en las empresas de menos de 10 trabajadores en las que, o no se cumple alguno de los requisitos para que pueda asumirla el empresario.

c) Constituyendo un servicio de prevención propio (SPP)

Según el Capítulo IV de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, un servicio de prevención propio es «el conjunto de medios humanos y materiales de la empresa necesarios para la realización de las actividades de prevención».

El empresario deberá constituirlo si se da alguna de estas circunstancias:

- Empresas de más de 500 trabajadores

- Empresas de entre 250 y 500 trabajadores que desarrollen alguna de las actividades del Anexo I

- Cuando lo decida la Autoridad laboral en función de la peligrosidad de la actividad o de la frecuencia o gravedad de la siniestralidad

El servicio contará, como mínimo, con 2 de las especialidades, que no especialistas, preventivas y el personal necesario para desarrollar las funciones de nivel intermedio y básico.

d) Recurriendo a un servicio de prevención ajeno (SPA)

El servicio de prevención ajeno es «el prestado por una entidad especializada que concierte con la empresa la realización de actividades de prevención, el asesoramiento y apoyo que precise en función de los tipos de riesgos o ambas actuaciones conjuntamente y deben estar acreditados por al Autoridad Laboral».

El Reglamento de los Servicios de Prevención obliga al empresario a recurrir a un Servicio de Prevención Ajeno cuando la designación de trabajadores sea insuficiente o se haya asumido sólo parcialmente el desarrollo de las actividades preventivas por parte del propio empresario o del Servicio de Prevención Propio.

e) Creando un servicio de prevención mancomunado (SPM)

Existe la posibilidad de que el empresario, junto con otros, constituya un servicio de prevención mancomunado. A todos los efectos, este servicio tiene la consideración de servicio de prevención propio, por lo que le son de aplicación los mismos requisitos y condiciones.

Se puede optar por esta modalidad:

- En aquellas empresas que se ubiquen en el mismo centro de trabajo, edificio o centro comercial

- Entre aquellas empresas pertenecientes a un mismo sector productivo o grupo empresarial o que estén ubicadas en el mismo polígono industrial o área geográfica limitada, siempre que se haya pactado mediante negociación colectiva

Combinación de varias modalidades

La modalidad elegida puede ser única o puede combinarse con otras. Existen dos casos de sistema de prevención de riesgos laborales, sistema puro y sistema mixto.

El sistema puro es el más difícil de llevar a cabo, porque hay un caso en el que, por definición, ocurre cuando el empresario decide asumir personalmente la actividad preventiva. El Reglamento de los Servicios de Prevención excluye de las funciones del empresario las actividades relativas a la vigilancia de la salud.

Lo más razonable es que cubra ésta función recurriendo a un Servicio de Prevención Ajeno o bien constituya un Servicio de Prevención Propio. Esta combinación de varias modalidades es lo que se conoce como sistema mixto y es el sistema más usual y habitual.

Por otro lado, el que se recurra a una modalidad concreta no significa necesariamente que esta deba cubrir todas las actividades preventivas especializadas de esa modalidad. Por ejemplo, se puede designar a un trabajador para encargarse de la higiene industrial y, sin embargo, contratar la actividad concreta de la medición de vibraciones con un Servicio de Prevención Ajeno.

En todo caso, sea cual fuere la modalidad de organización preventiva elegida (empresario, trabajador designado o servicio de prevención propio, mancomunado o ajeno), de acuerdo con la legislación vigente y en función de la plantilla y la actividad, es necesario disponer siempre, en todo centro de trabajo, de personas involucradas en tareas de coordinación, seguimiento y control de la gestión de la prevención de riesgos laborales. Aunque es permisible legalmente que una empresa pueda concertar toda la actividad preventiva con un servicio de prevención ajeno, es recomendable que un trabajador competente, contando con el apoyo de la dirección, actúe de vínculo con dicho servicio y preste el apoyo logístico necesario para el correcto desarrollo e implantación del sistema

Fuentes

- Fundación para la Prevención de Riesgos Laborales, www.funprl.es

- LEY 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales

- REAL DECRETO 39/1997, de 17 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de los Servicios de Prevención

Beatriz Remón
Dpto. de Prevención de Riesgos Laborales de CEN

Ver contenido completo